Taller infantil:


Reservamos las tardes de los viernes para los más pequeños.


En estas clases fundamentalmente trabajamos la motivación, buscamos que los niños se diviertan aprendiendo, haciéndoles ver todas las posibilidades que les da la plástica. Para eso es importante que los conocimientos que adquieran tengan un sentido y una utilidad para ellos.

 

Cuanto más se impliquen en sus trabajos más fácilmente aprenderán. Cuanto más trabajan más progresan. La razón por la qué los niños pintan bien, es principalmente porque les gusta y como les gusta practican mucho.

 

Muchas veces los padres preguntáis si vuestros hijos están dotados para la pintura, o si es posible que aprendan. La respuesta es, que todos están dotados y todos puedes aprender. Crear y expresarse es una parte fundamental de su desarrollo.

 

Sin embargo, frente a esa tendencia natural surgen a menudo obstáculos que les son difíciles de superar por sí solos.

 

La práctica del dibujo y la pintura nos piden diferentes habilidades. Todos los niños tienen potencialmente esas habilidades, pero cada uno de ellos es distinto. La labor del profesor es potenciar las capacidades que tienen más desarrolladas y ayudarles con aquellas que tienen menos desarrolladas, valorar sus logros y enseñarles a superar sus retos.

 

En Artistas6 tenemos una programación muy abierta y flexible, con ejercicios que se pueden acomodar a cada niño en particular.

 

El arte ayuda a desarrollar tanto el plano intelectual como el emotivo. Nos ayuda a comprender la realidad, a buscar asociaciones, entender lo singular dentro del contexto, ordenar ideas. Mejora la capacidad de concentración y de observación. Estimula la imaginación y potencia la creatividad. Favorece la adaptación a las novedades, refuerza la autoestima, permite expresar el estado de ánimo ayudando a comprender las emociones. Nos hace más tolerantes, nos incita a usar y valorar la libertad.

 

Vivimos en una sociedad en la que la imagen coge cada vez más protagonismo. Es importante que los niños aprendan a relacionarse con las imágenes, que las puedan entender y se puedan expresar con ellas.

 

Desde el punto de vista profesional saber trabajar con imágenes les abrirá en el futuro posibilidades profesionales en campos como la arquitectura, el diseño, la publicidad y por supuesto en Bellas Artes.