Inteligencia emocional, dibujo y pintura

Para nosotros es evidente la relación entre el desarrollo de la inteligencia emocional y la práctica del dibujo y la pintura. Vemos claramente lo que se aportan mutuamente: tener una mejor inteligencia emocional hará que profundices más tu obra y viceversa.

 

 

Diferentes estudios han demostrado que el arte nos ofrece beneficios psicológicos, intelectuales, sociales y para la salud como: 

 

  • Mejorar nuestra capacidad de introspección.
  • El arte nos aporta otra forma de pensar (art thinking) que se suma a la creatividad, el pensamiento crítico y el pensamiento complejo.
  • Desarrollar nuestro pensamiento visual.
  • Mejorar capacidades cognitivas como la capacidad de concentración, de observación, de organizar relacionando diferentes aspectos y de profundizar.
  • Favorecer la creatividad a través del juego.
  • Ayudarnos a comprender el mundo, a darle sentido y significado.

 

  • Combinar procesos cognitivos y motores favoreciendo nuestra coordinación. Al dibujar y pintar incrementamos nuestra destreza manual y reforzamos la conexión entre las actividades motoras y el sistema visual. Mejoramos nuestra motricidad fina y aumentamos la atención a los detalles.
  • Practicar dibujo y pintura mantiene nuestro cerebro activo y ayuda a estar mentalmente sano, previniendo el declive que puede producirse con la edad.
  • Reforzar nuestra autoestima.
  • Profundizar en el autoconocimiento.
  • Mejorar nuestra adaptabilidad, flexibilidad y tolerancia, ayudándonos  a encontrar diferentes puntos de vista y a desarrollar nuestra empatía. 
  • Mejorar nuestra automotivación.
  • Mejorar nuestro proceso de toma de decisiones consiguiendo mejores resultados.
  • Trabajar la expresividad, lo que nos permite reconocer, entender, canalizar, gestionar y comunicar emociones y sentimientos. El dibujo y la pintura nos ayudan a expresar emociones enquistadas y conocer que hay detrás de ellas.
  • Ejercitar habilidades transversales como la creatividad, la flexibilidad y la sensibilidad, la paciencia, concentración y memoria.
  • Controlar la ansiedad al concentrarnos en la ejecución, alejando nuestros pensamientos intrusivos y favoreciendo nuestra concentración y relajación.
  • Predispone a la conciencia plena manteniéndonos en el presente. Practicar dibujo y pintura favorece un estado mental en el que nos alejamos del estrés, la preocupaciones, las tensiones musculares y los pensamientos intrusivos.
  • Entendiendo que en nuestra cultura las imágenes son un vehículo fundamental de información y comunicación, la práctica del dibujo y la pintura es una forma de alfabetizarse visualmente. El arte en si es un lenguaje, otra forma de comunicarse.
  • Crear nuestra propia obra nos hace comprender de manera mucho más profunda el arte como espectadores enriqueciendo la experiencia. 

Particularmente atrayente es el acceso que el dibujo y la pintura nos da a los estado de fluidez (los estados de "flow" que definió Mihaly Csikzentmihalyi).

 

Estos se dan en actividades en las que coinciden capacidad y reto y en las que la actividad se convierte en un fin en si misma. Concentrados, implicados y divertidos con la tarea se pierde la noción del tiempo y la del éxito o fracaso, generando una sensación de plenitud. 

 

Cuando aprendemos a meternos de lleno en un proceso creativo entramos completamente en este estado de fluidez.


C/ Artistas nº 6, 1º B, 28020 Madrid, España

 

tf: 00349153922376

 

artistas6@telefonica.net

 

Los contenidos de Google Maps no se muestran debido a tu configuración de cookies actual. Haz clic en la Política de cookies (cookie funcional) para aceptar la Política de cookies de Google Maps y visualizar el contenido. Para más información consulta la Política de privacidad de Google Maps.